Estimulación de todos los sentidos.

A través de los juguetes de madera con diferentes texturas proponemos a los niños una forma de estimular sus sentidos para apreciar y conocer el mundo.

– Una sensación agradable al tocarlos, estimulando el sentido del tacto mucho más que un juguete de plástico.

– El olor particular agradable que evoca al rico aroma de la naturaleza, estimulando el sentido del olfato.

– Estimulación de la vista debido a sus formas precisas y particulares.


– La percepción auditiva, al manipular el objeto y producirse los sonidos, se divertirá y hará desarrollar la capacidad de asociación.


– Ayuda en la coordinación ojo-mano, poco a poco necesitará menos intentos para tomarlo lo que va a provocar una gran evolución en su propia coordinación y en sus movimientos.

Enseñanza sobre el cuidado de la naturaleza.

Teniendo en cuenta que la madera es un material natural y renovable, los juguetes de madera son respetuosos con el medio ambiente.

A través del uso de juguetes de madera, el niño desde temprana edad, aprenderá la importancia de cuidar y respetar la naturaleza y el entorno que nos rodea, principalmente los árboles que dan vida a sus juguetes favoritos.

Perduran en el tiempo y nunca pasan de moda.

Durante generaciones los juguetes de madera han sido el deleite y la diversión de los niños, hoy en día siguen siendo los favoritos.

Se mantienen en buen estado por lo que les hace pasar de generación en generación al conservar su apariencia original y funcionalidad.

Estimulación de la imaginación y la creatividad.

Los juguetes de manera no incorporan luces ni sonido, es el niño quien imagina todo lo que su juguete quiere que haga. Al ser menos estructurados son más polivalentes.

Invitan a que puedan crear, construir, contarse historias a sí mismos, inventar personajes y/o escenarios directos de su imaginación. Representan sus ideas a través de la creatividad, logrando construir lo que ellos deseen.

Mejoran la motricidad fina.

Los juguetes de madera vienen en distintas formas y tamaños, el diseño hace que el niño trabaje de diferentes maneras para agarrarlo y manipularlo. Debido a su peso requieren ser sujetados con mayor firmeza, estimulando mucho más la destreza motriz.

Al manejar las diferentes piezas, favorecerá la coordinación mano-ojo y el agarre, fortaleciendo los músculos de las manos y los dedos.

Simples, versátiles y duraderos.

La simplicidad del diseño es muy importante para el desarrollo del niño. Más simple, más estimula la creatividad natural.

Ofrecen tantas opciones de juego libre ya que son vía principal de interacción con el mundo y facilitan su comprensión de una manera agradable.